MARCHA MUNDIAL DE JUVENTUDES

Pronunciamiento

25 de agosto de 2010,

 México D.F. – León Guanajuato,

 Conferencia Mundial de Juventud

 

El día de hoy estamos aquí mujeres y hombres jóvenes de México de diversas expresiones e identidades, participando en la Conferencia Mundial de la Juventud para defender nuestros derechos humanos, dispuestos a contribuir en la construcción de nuestra historia para un país libre, democrático y laico.

                Como inicio del año internacional de la juventud, esta iniciativa debe de ser un espacio de diálogo e intercambio entre jóvenes y gobiernos para acordar la agenda política en materia de juventud que tenga la encomienda de crear condiciones culturales, políticas y sociales que garanticen el cumplimiento de nuestros derechos. Ante esto, buscamos hacer visible un contexto en el que sistemáticamente se violentan los derechos humanos de las juventudes:

                Las y los 33 millones de jóvenes que vivimos en México, enfrentamos diversas problemáticas que limitan e impiden definir nuestros proyectos de vida. Hoy vivimos cotidianamente, distintas formas de discriminación por: preferencia sexual, condición de género, clase social, y origen étnico, entre otras. Ejemplo de esto es el incremento de crímenes por homofobia registrado en todas las entidades de la república.

                La criminalización de las juventudes es una constante en la relación entre el actual gobierno y la ciudadanía juvenil. Por un lado, existen 17 estados de la república en los cuales las mujeres jóvenes son penalizadas por ejercer autónomamente su derechos a decidir. Así mismo los hombres jóvenes enfrentan estigmatización y acoso por las políticas nacionales de seguridad.

                Por último, el acceso a la educación formal y al trabajo decente esta cada vez más restringido por la insuficiente inversión pública en estos ámbitos. Hoy, 60% de la población joven no cuenta con un empleo en el que se respeten sus derechos laborales y 16% no se encuentra en las aulas de educación media o superior.

                Por lo anterior, salimos pacíficamente a las calles de este pacifico estado, a expresar, denunciar y hacer públicas nuestras demandas y propuestas especificas para que las juventudes mexicanas podamos vivir en contextos favorables para nuestro desarrollo y lograr condiciones que nos hagan vivir dignamente.

Es por ello que demandamos:

* Al gobierno federal y al congreso de la Unión a reconocer y garantizar un marco de derechos específicos para las juventudes.

è La ratificación urgente de la Convención Iberoamericana de Derechos de las y los Jóvenes.

* La formulación de una Ley General de Juventud; la implementación y evaluación de políticas públicas incluyentes y plurales, con enfoque de género, derechos humanos y juventud.

* A la sociedad respetar la diversidad de identidades juveniles contribuyendo a la eliminación de todas las formas de violencia y discriminación.

                A todas las y los jóvenes a involucrarnos en los asuntos que nos conciernen, participar efectivamente en la toma de decisiones, exigir el pleno reconocimiento de nuestras libertades, denunciar todos aquellos actos que atenten contra nuestra integridad y construir un ambiente favorable para la igualdad de oportunidades.

 

NO BASTA DECIRLO..

DENUNCIEMOS, EXIJAMOS Y CONSTRUYAMOS..

 

 

Organizaciones, grupos, colectivos, individuos,

jóvenes, mujeres, hombres, adolescentes, niñas y niños……..

Anuncios