El 19 de noviembre del año de 2009, en la Decima Cuarta Sesión Ordinaria de Cabildo del H. Ayuntamiento de Tultitlán, se aprueba la creación de la instancia municipal de juventud, instancia administrativa municipal que debería de atender las demandas, solicitudes, exigencias y necesidades de las y los jóvenes del municipio.

                Dicha fecha es de suma relevancia, ya que podría haber marcado una etapa diferente de  “atención” a una de las franjas poblacionales más importantes por su densidad a nivel municipal, estatal y nacional; en este mismo sentido es relevante porque hubiera podido instalar los cimientos para crear políticas y programas públicos de atención real, verdadera, medible e incluyente a las y los jóvenes del municipio, cuestión que no se presento en administraciones pasadas, para las cuales una unidad administrativa de juventud no fue tan relevante.

                Sin embargo lo que parecía ser un avance importantísimo en beneficio de los derechos de las juventudes tultitlenses, a la larga ha evidenciado ser una simple acción política de simulación y mentira de la actual administración para las juventudes de este municipio, lo que pudo ser un parteaguas para evidenciar congruencia y responsabilidad con la ciudadanía, se ha vuelto un elemento más que evidencia el verdadero rostro de la administración priista; su antidemocracia.

                En entregas pasadas hemos expuesto nuestra posición respecto a la falta de apertura e inclusión real en la instancia municipal de juventud hacia sus juventudes, de las prácticas de amiguismo y nepotismo que se llevan a cabo en su interior, de la falta de experiencia, profesionalismo y método de trabajo de quienes lo integran, así como de la poca participación  que muestra hacia el trabajo con las juventudes, por lo mismo que en esta ocasión analizamos desde la perspectiva de la sociedad civil (Consejo tultitlense de las Juventudes) el trabajo que desde la instancia municipal de juventud de Tultitlán se ha realizado en “beneficio” de las juventudes.   

                Convencidos de que el contexto democrático (contexto que algunos partidos quieren minar para mantenerse en el poder y consolidar así una sola visión hegemónica) sólo se puede mantener si todas y todos los ciudadanos ejercemos cotidianamente nuestros derechos y respetamos nuestras obligaciones, el COJETAC a través de varios de sus integrantes solicito información referida a la instancia municipal de juventud a través de oficialía común de partes del Ayuntamiento de Tultitlán, sin embargo al encontrarnos con la falta de atención a las solicitudes[1] y la ausencia de contenido relevante en las respuesta que se obtenían,[2] tuvimos que recurrir al ITAIPEM para tener información con la cual poder medir el desempeño de la instancia municipal aquí aludida.

                La solicitud con número de folio 0009220102011110500012 ingresada a través del SICOSIEM el 30 de septiembre de 2010 por parte de un miembro del COJETAC en el apartado “Descripción Clara y Precisa de la Información que Solicita” decía: “Se solicita información clara y detallada de los programas públicos, políticas públicas y servicios públicos que el Instituto Tultitlense de la Juventud ha realizado o proporcionado a las juventudes tultitlenses con recurso propio, desde su creación por cabildo en la administración actual hasta el mes de agosto de 2010”; y en el apartado “Cualquier otro detalle que facilite la búsqueda de la información” se agregó (resumido): “La información se pide por separado: -Políticas, programas y servicios públicos implementados por el Instituto Tultitlense de la Juventud con recurso propio. Las cuales incluyan misión, visión, objetivos, población beneficiada, recurso propio invertido, lugar de incidencia e indicadores de medición del impacto obtenido. –Convenios de colaboración que haya celebrado con instituciones públicas, privadas y sociales y los objetivos de dichos convenios”.

                A dicha petición, el pasado 20 de septiembre se recibió a través del SICOSIEM con firma del Responsable de la Unidad de Información del Ayuntamiento de Tultitlán la respectiva respuesta. Esta última es un documento en formato word de ocho páginas, sin ningún logotipo de la administración, que al igual que respuestas obtenidas de peticiones pasadas, contiene “información” vaga, imprecisa, incompleta y que no se ajusta a la solicitada, por lo mismo concluimos:

è  Es un documento que roza entre la grosería y la ignorancia de quienes lo redactaron: El contenido del documento gubernamental cuenta con faltas de ortografía, imprecisión en el tema de juventud, información incompleta respecto a sus propios programas, argumentos vagos, contradictorios y adulatorios.  

è  Es un instituto que muestra ausencia de enfoque de juventud: Ya que en su interior no se fomenta y promueven valores y prácticas democráticas, en este mismo sentido no se promueve el desarrollo económico, social y cultura con equidad en las juventudes, o bien no se promueve la participación de las juventudes que se encuentran en situación de riesgo, en cambio se fomenta una sumisión irracional.

è  Es un documento que evidencia ausencia de resultados medibles: En ninguna parte del documento se hace mención a cuales han sido las acciones que el instituto han llevado a cabo, a cuantos jóvenes tultitlenses han beneficiado, cual ha sido el recurso invertido, los lugares de incidencia o de trabajo, es decir, no se menciona ningún tipo de indicador de medición a través del cual se pueda evaluar  el “trabajo” que realizan.

                Para el COJETAC, es evidente que la creación de la instancia municipal de juventud realizada por esta administración fue una operación política cargada de mentira, farsa y engaño para las juventudes de Tultitlán, ya que al analizar su accionar, se evidencia que es otra acción antidemocrática, excluyente, con ausencia de contenido real que beneficie a las juventudes y lo más importante, es un ejercicio municipal que simula atención a una de las franjas más importantes de la colectividad, como son las juventudes, por lo mismo desde nuestra perspectiva las juventudes tultilenses estamos peor atendidas que en administraciones pasadas.

                Ahora tenemos un instituto de juventud,  que en el fondo busca la sumisión, alienación, y adulación de las y los jóvenes a un partido político  que en últimas fechas ha mostrado su rostro verdadero; el autoritarismo renovado.

Colectivo Juventud entre Tules  A.C.

cojetac@hotmail.com

Mentiras y Farsas. pdf.                                                                          

 


[1] En el archivo del COJETAC contamos con más de cinco solicitudes de información pública a las autoridades municipales de esta administración –incluyendo la presidencia y las regidurías- que no han sido contestadas y por ende se viola el derecho humano a la información pública.

[2] En varias de las respuestas que se obtuvieron no se contesta a lo que se está solicitando o bien nos remiten a alguna Dirección para que nos den respuesta a nuestro escrito.

Anuncios