> El crecimiento de la matrícula en educación superior que mostró la SEP en realidad obedece a la proliferación de universidades politécnicas y privadas de baja calidad, explican especialistas
> Expertos señalan que 9 de cada 100 que ingresan a primaria concluyen su licenciatura
Laura Poy Solano

 Periódico La Jornada
Viernes 8 de octubre de 2010, p. 41

Especialistas en el sistema educativo nacional rechazaron que el gobierno federal haya dado una prueba cabal de su compromiso con los jóvenes creando nuevas instituciones de educación superior e incrementando la matrícula universitaria, como afirmó el miércoles el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, quien insistió en que hay pruebas evidentes, y sólo quien no las quiere ver, no las ve.

Aseguraron que el crecimiento real de la matrícula en educación superior en México es resultado de la creación de universidades politécnicas y privadas, muchas de muy baja calidad, y con la llamada educación a distancia, pero esto no implica un compromiso real y serio con el desarrollo de los jóvenes.

Ángel Díaz Barriga, profesor del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que tendría que morderse la lengua antes de decir eso. No puede haber compromiso con los jóvenes cuando una cantidad considerable de personas de entre 15 y 23 años no tiene nada que hacer.

Al respecto, Roberto Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, experto en cobertura universitaria, destacó que la tasa bruta de escolarización en educación superior, que es de 29 por ciento de acuerdo a datos de la SEP, “no indica que ese porcentaje de jóvenes entre 18 y 23 años asiste a la universidad.

Es un riesgo tomar decisiones de política pública con un indicador tan impreciso, pues incluye tanto la matrícula privada como pública. Además, se debe considerar que en la historia reciente, al menos en la década de los 90 del siglo pasado y los primeros años de éste, el mayor crecimiento de cobertura se reportó en el sector privado, y en esta última etapa si bien el sector público participó más, lo hizo sobre todo con instituciones tecnológicas.

Luego de que el titular de la SEP aseguró el miércoles que en lo que va del gobierno del presidente Felipe Calderón la matrícula universitaria creció 5 por ciento, Díaz Barriga destacó que el aumento se debe a que “creció mucho la educación superior privada que no tiene calidad, la llamada patito”. Incluso, agregó, hay estudios de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones Afines que revelan el incremento de unidades de educación superior de menos de 500 alumnos en el país. Además, vemos el establecimiento de empresas y consorcios de educación superior que están creciendo como hongos en todo el país, pero la calidad de lo que ofrece es discutible.

Subrayó que hay una clara ausencia de expansión de la educación superior pública en el país. Esta situación es clarísima en universidades públicas, no les gustan, la única que se ha generado (en años recientes) es la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. La otra opción que quiere abrirse en este sexenio, y está en los documentos de la SEP, es ofrecer modelos de universidad a distancia.

Explicó que aunque hay indicios de que en la actual administración federal creció la matrícula universitaria, “habría que entrar a las bases de datos de la SEP para ver dónde creció. El crecimiento en universidades públicas estatales es marginal, porque el aumento se da en instituciones politécnicas y privadas.

“Nuestro sistema educativo –concluyó– está hecho para escolarizar, no para aprender, además el nivel de deserción es altísimo: de 100 que ingresan a primaria sólo nueve concluyen su licenciatura; no podemos decir, con estas bases, que hay interés por los jóvenes.”

Anuncios