Los certámenes de belleza ponen el acento es aspectos que si bien son de destacar, son poco importantes en el desarrollo y crecimiento de una mujer, la belleza[1] que se busca en las mujeres en este tipo de eventos,  está en función del modelo tradicional y machista, en el cual sólo se reproduce la cosificación del cuerpo de la mujer, se fortalece el imaginario colectivo del estereotipo femenino tradicional, centrándose en los aspectos físicos de las mujeres coadyuvando a reproducir perspectivas androcéntricas que consideran a la mujer como un objeto fetichizado, que se puede comprar, vender, evaluar, utilizar, exhibir, en resumidas cuentas, el cuerpo de la mujer visto como un objeto sexual ideal e inalcanzable.[2]

Los certámenes de belleza convocados por las instituciones de gobierno municipal, estatal y/o federal sólo demuestran la falta de sensibilidad de dichas instituciones en materia de género, exhiben su incapacidad de problematizar e implementar acciones afirmativas que coadyuven al desarrollo y ejecución de políticas y/o programas públicos  encaminados a la transversalización de la perspectiva de género, reproducen el estereotipo femenino, excluyendo y poniendo en desventaja y desigualdad a las mujeres que no cumplen con las medidas corporales ideales y de belleza, fortalecen la masculinidad homogénea y contribuyen al rezago de un verdadero avance para el empoderamiento de las mujeres.

El presente es un llamado a las autoridades a que salgan del discurso y pasen a la implementación de verdaderos programas que coadyuven al crecimiento, desarrollo y empoderamiento de las mujeres, primordialmente jóvenes quienes son las que en su mayoría concursan. Las juventudes y en especial las mujeres jóvenes requerimos de programas, acciones y/o políticas públicas que de verdad contribuyan a nuestro avance y NO al retroceso, perpetuación y reproducción del estereotipo y rol femenino tradicional.

Si bien es cierto que las juventudes requieren de programas donde poder desarrollar sus capacidades y habilidades y que les permitan insertarse en ámbitos laborales, las opciones deben de ser diferentes, donde prive la lógica de la equidad e igualdad entre los géneros y el debilitamiento de la reproducción de los estereotipos y arquetipos de género. Para el caso de Tultitlán, el impulso al turismo y la cultura bien puede ser desarrollado de otra forma, las opciones son variadas y diversas.

 

Sonia Salazar Pérez

s.salazar@cojetac.org

 


[1] Que es el aspecto que más se busca en estos certámenes.

[2] Aspectos que son causantes de enfermedades como la anorexia y la bulimia.

Miss Tultitlán

Anuncios