Red de Instituciones Especialistas en Juventud y Desarrollo (RIE)

 

Las Juventudes en el Mundo 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA por sus siglas en inglés, calcula que  en el 2011 existían en el mundo alrededor de 7.000 millones de personas. El 43% de esa población comprendía personas menores de 25 años, cifra que en algunos países llegaba hasta el 60%.[1] Al analizar la tendencia dRIEel crecimiento demográfico a nivel global advertimos que actualmente hay más personas jóvenes que nunca antes, lo que representa un bono demográfico que podría potenciar el desarrollo económico, social, científico, humano…. Particularmente en aquellos países considerados en vías de desarrollo.

En este sentido, el Informe sobre la Juventud Mundial 2012 de la ONU afirma que en 2009 había en el mundo 75.8 millones de jóvenes desempleados, y para el 2012 152 millones recibían ingresos diarios inferiores a los US$ 1,25, lo que les coloca en una situación de vida ubicada por debajo de la línea de pobreza.[2] Si consideramos que, de acuerdo a datos presentados en el mismo informe, el 87% de las personas jóvenes en el mundo se concentran en los países considerados en vías de desarrollo, tenemos que ese porcentaje se encuentra expuesto a la desocupación y al subempleo. Además, la migración y las diferencias de género son factores que agravan la condición de las juventudes y las colocan en contextos de vulnerabilidad y riesgo social, especialmente (o doblemente) a las mujeres jóvenes.

Por lo que el presente de las juventudes en el globo no parece muy favorable al futuro y de continuar las tendencias actuales (de escasas o nulas garantías para el libre ejercicio de los Derechos Humanos, de crecimiento demográfico, de distribución de la riqueza, de explotación medioambiental, etc.) para el 2024 tendremos un mundo habitado por 10.000 millones de personas[3] de las cuales la mayoría se encontraran signadas por la pobreza, la desigualdad, la inequidad, la inseguridad alimentaria, la desprotección social, etc.

 

Iberoamérica, sus juventudes

La 1ra Encuesta Iberoamericana de Juventudes arroja entre sus datos que en la región habitan poco más de 150  millones de personas jóvenes, lo que representa el 26% de la población total; de las que el 80% se concentra en las ciudades.[4] En la Encuesta también se reconoce y se insiste sobre la diversidad de identidades juveniles, así como de contextos en los que las juventudes se desenvuelven. Y es en base a esta multiplicidad de escenarios que ya en 2004 un estudio conjunto entre la CEPAL y la OIJ afirmaba que las y los jóvenes en Iberoamérica vivían un conjunto constante de paradojas entre las posibilidades ofertadas para su desarrollo y las oportunidades reales de acceder al mismo:[5]

 

1. Poseen más acceso a la educación y menos acceso al empleo

2. Gozan de más acceso a la información y menos acceso al poder.

3. Tienen más expectativas de autonomía y menos opciones para materializarla.

4. Están mejor provistos de salud pero menos reconocidos en su morbimortalidad específica.

5. Son más dúctiles y móviles pero más afectados por las trayectorias migratorias inciertas.

6. Están más cohesionados hacia adentro, pero con mayor impermeabilidad hacia fuera.

7. Son más aptos para el cambio productivo, pero más excluidos de éste.

8. Ostentan un lugar ambiguo entre receptores de políticas y protagonistas del cambio.

9. Están más abiertos a la expansión del cambio simbólico y poseen una mayor restricción del consumo material.

10. Están confrontados entre la autodeterminación y el protagonismo por una parte, y la precariedad y desmovilización por otra.

 

Realidades Juveniles en México

Teniendo ya un panorama general de los contextos de las juventudes en el mundo y en la región Iberoamericana, toca el turno de describir brevemente el escenario en que se desenvuelven las juventudes mexicanas. Así, tenemos que para el 2012 en el país habitaban 31 millones de personas jóvenes entre 15 y 29 años de edad, cantidad que representa el 26.5% de la población total.[6] Empero, si tomamos en cuenta que el rango etario oficial, utilizado en nuestro país para categorizar a la juventud, comprende a toda persona entre los 12 y los 29 años tenemos que en el 2010 habían en México 36.2 millones de jóvenes, de los cuales el 50.8% son mujeres.[7]

Las condiciones de las juventudes en el Mundo y en Iberoamérica no son muy distintas de las que millones de hombres y mujeres jóvenes viven en nuestro país. El desempleo, el subempleo, la migración forzada, el acceso a la educación pública[8], con el agravante de la violencia generada en la guerra contra el crimen organizado, que hasta la fecha ha cobrado la vida y la libertad de miles de jóvenes en todo en el país, pues les envuelve en una espiral de violencia que les coloca al mismo tiempo entre las víctimas y los victimarios del conflicto.

A este conjunto de problemáticas (que no fueron abordadas, o no suficientemente, en la última Encuesta Nacional de Juventud, ni en la Encuesta Nacional de Valores en Juventud 2012) debemos sumar el hecho de que durante años el tema que nos ocupa ha sido relegado ante otras prioridades en el campo del desarrollo social, económico y político del país.

Así, y partiendo del principio de realidad, es fácil concluir que las y los jóvenes se desenvuelven en medio de situaciones a través de las cuales se vulneran sus derechos más elementales, y su desarrollo integral se ve impedido por las acciones u omisiones emprendidas desde los tres ordenes de gobierno en México. Por ende, consideramos que resulta vital la concreción de un marco jurídico de carácter general y garantista que no sólo enuncie derechos sino que establezca mecanismos claros para su ejercicio y para su exigibilidad desde las juventudes, acorde a las diferentes realidades, dinámicas e identidades asumidas por las y los jóvenes.

Por eso en la Red de Instituciones Especialistas en Juventud y Desarrollo impulsamos desde el 2008 la propuesta de una Ley General de Juventud que garantice el pleno ejercicio de los derechos de las juventudes, al tiempo que obligue a los gobiernos y sus instancias a diseñar, implementar, y evaluar políticas públicas, planes y programas encaminados a  satisfacer las necesidades más elementales para potenciar así el desarrollo integral de las personas jóvenes y contribuya  a generar condiciones optimas para que las juventudes logren acceder a una vida plena, justa, digna y libre.

logotipo_cojetac


[4] Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ). Publicaciones. http://www.oij.org/file_upload/publicationsItems/document/20130719163951_42.pdf, 2012

[5] CEPAL-OIJ, “La juventud en Iberoamérica. Tendencias y Urgencias”. Santiago de Chile, 2004.

[6] Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INGEI). Estadísticas a propósito del día internacional de la Juventud.  http://www.inegi.org.mx/, agosto 2013.

[7]Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE). Servicios, Encuesta Nacional de Juventud 2010  http://www.imjuventud.gob.mx/imgs/uploads/Presentacion_ENJ_2010_Dr_Tuiran_V4am.pdf, 2011.

[8] Según datos de la OCDE 44% de jóvenes entre 15 y 19 años no logra acceder a una Universidad Pública en México.

Anuncios