Como es de conocimiento general, el día 12 de agosto de cada año, por 12agostoresolución de la Asamblea General de Nacionales Unidas, desde el año de 1999 se conmemora el Día Internacional de la Juventud, para este año 2016 el tema será “El camino hacia 2030: erradicar la pobreza y lograr el consumo y la producción sostenibles”.

En este orden de ideas, en este día veremos, escucharemos y leeremos una serie de discursos y declaraciones de diferentes personas del ámbito público, privado, social y académico en torno a la importancia que cobran las poblaciones juveniles para el desarrollo nacional, así como una enumeración de políticas públicas, programas y/o acciones que se están llevando a cabo para atender las demandas, anhelos y necesidades de esta franja etaria poblacional.

Al igual que en años anteriores, los temas sobre los que seguramente se enfocarán los discursos serán educación y empleo, los cuales, sin duda son dos de los itinerarios críticos para las poblaciones logotipo_cojetacjuveniles, esto debido a que el Estado se ha visto incapaz, desde hace más de treinta años, de satisfacerlos plenamente.

No obstante lo anterior, y sin demeritar la importancia que tienen los temas antes mencionados, es necesario poner atención a otros temas que actualmente están enfrentando las poblaciones juveniles y que están lejos, aún muy lejos de ser atendidas por las autoridades de los tres órdenes de gobierno. Esto es importante en función de que las prioridades temáticas que se colocan en la agenda pública de atención gubernamental deben de abrirse y permitir que estas nuevas exigencias y demandas se vayan visualizando y posicionando en la agenda de atención pública.

En este sentido, es importante reflexionar en torno a cuestiones que afectan noCampamento-foto-clausura solo a las actuales poblaciones juveniles, sino a aquellas poblaciones que en cinco, diez, quince años serán los nuevos jóvenes, por lo mismo vale la pena preguntarnos ¿dónde queda la atención gubernamental a las poblaciones juveniles que se encuentran en contextos de peligros estructurales que tradicionalmente han estado olvidadas de la mirada de las instituciones públicas y privadas?, como lo son las poblaciones juveniles que habitan y defienden territorios que están bajo la amenaza de prácticas de despojo y destrucción de sus bienes naturales por empresas de capitales nacionales e internacionales; o aquellas poblaciones juveniles e infantiles que viven en zonas donde su ecosistema ha sido contaminado y por ende ha quedado inservible para cualquier uso, derivado de los desechos tóxicos que empresas vierten en ríos, lagunas o terrenos; o las poblaciones juveniles que necesariamente tienen que enfrentar la violación a sus derechos laborales al aceptar prácticas y dinámicas de explotación laboral en función de que el Estado es incapaz de defenderlos; o las poblaciones juveniles rurales que debido a la incapacidad administrativa de las autoridades en turno pierden todos sus derechos agrarios frente a empresas de capital nacional transnacional.

Si se habla de consumo y producción sostenibles, es necesario cuestionar tanto a las autoridades en turno y a las empresas que explotan los bienes naturales de las comunidades y ejidos en torno a sus responsabilidades respecto al despojo y explotación irracional de los territorios en donde se instalan, ya que con sus actividades no sólo extraen recursos que en teoría deberían de ser de la nación, sino que con estas actividades contaminan, destruyen e inhabilitan los territorios y bienes naturales que tendrían que protegerse y salvaguardarse para satisfacer las necesidades de las generaciones futuras.

En suma, es necesario que comencemos a estudiar, analizar, abordar, apoyar y difundir nuevos temas y luchas que poblaciones juveniles están llevando a cabo, las cuales, lamentablemente no se han logrado colocar en la agenda pública, académica y mediática.

Soc. Víctor Daniel García García

Anuncios