Jóvenes y gobierno: un reto para regenerar el país

La coyuntura actual que vivimos en el país, es oportuna para volver a colocar el asunto y reflexionar sobre las condiciones estructurales en las que se desenvuelven las poblaciones juveniles en México. Las elecciones del mes de julio pasado han movido, alterado, impactado, sacudido, significativamente a la estructura de poder que, aún y cuando había enfrentado una alternancia política hace diez y ocho años, no había presenciado un peligro real a sus líneas fundacionales, las cuales se sustentan sobre la exclusión y discriminación de amplias franjas de la población en beneficio de un pequeño grupo de familias que por años se habían servido, por un lado, del uso discrecional del poder político y por otro de su cercanía con quienes controlaban económicamente las instituciones estatales.

En este marco de cisma estructural, uno de los asuntos de mayor urgencia que es fundamental colocar, de nuevo, en la agenda pública del próximo gobierno, es la atención integral a las demandas y exigencias de las poblaciones juveniles, ya que más allá del excelso eslogan “becarios si, sicarios no[1], la realidad que enfrentan las y los jóvenes en México es aún más complicada y requiere de una atención profunda, lo cual está directamente relacionada a la refundación de las instituciones públicas, que por años han concebido a las generaciones jóvenes como grupos etarios que requieren ser disciplinados, observados y controlados para moldear sus conductas en aras de construir un futuro que, dada las condiciones actuales, se muestra complicado por la precarización de la vida que impacta a los grupos poblacionales que no están dentro del campo social del privilegio, la bonanza y la ostentación en México.

La desatención de las administraciones públicas y de los capitales económicos hacia las poblaciones juveniles se puede observar y contabilizar en los miles de jóvenes participantes en bandas del crimen organizado, quienes al no encontrar ofertas laborales o educativas para cubrir sus expectativas de vida han tenido que ofrecer su mano de obra al poder paralegal del narcotráfico, el tráfico o la trata de personas.

Este abandono de la esfera económica y estatal hacia las poblaciones juveniles también se atisba en los miles de jóvenes víctimas de la violencia que ha azotado al país en los últimos dos sexenios. Datos cuantitativos de investigaciones recientes muestran que cuatro de cada diez víctimas de homicidio en México son personas que tenían menos de treinta años[2], sumado a lo anterior, hay que contabilizar a las y los jóvenes que han sido víctimas mortales de acciones que instituciones del Estado mexicano han llevado a cabo, pensemos en los estudiantes de la Escuela Normal rural de Ayotzinapa que gracias a la intervención de policía y ejército ahora están en calidad de desaparecido, o en la ejecución extrajudicial sucedida en el municipio de Tlatlaya, Estado de México en donde el ejército mexicano asesino a varias personas, entre estas a varios jóvenes.

Aunado a lo anterior, la dejadez gubernamental y de los capitales privados es evidente en el consentimiento y ocultamiento de las prácticas de explotación y precarización laboral que miles de jóvenes tienen que soportar a diario, en los trabajos donde se desempeñan. Cómo bien lo ha documentado diversas investigaciones al respecto, la mayoría de los empleos a los que actualmente acceden las poblaciones juveniles se caracterizan por tener una nula protección laboral, además de que son empleos que incumplen todas las normatividades nacionales e internacionales orientadas a impulsar trabajos dignos y decente. En este marco es oportuno pensar en las y los trabajadores jóvenes de las maquilas, quienes laboran más de diez horas en condiciones de trabajo físicas y ambientales inadecuadas, también es oportuno pensar en las y los trabajadores jóvenes agrícolas temporales (jornaleros jóvenes), a quienes se les paga una retribución irrisoria por la siembra, cosecha o recolección de algún cultivo, o pensemos en los miles de jóvenes empleados en la industria del call center,  quienes tienen que levantar el teléfono de manera mecánica y robotizada para recibir insultos y quejas por los malos productos de las empresas que contratan los servicios del calling.

El desinterés hacia las poblaciones juveniles de parte de las administraciones públicas y de los capitales, que controlan y mueven los quehaceres políticos, también se muestra en las cifras de miles de mujeres jóvenes que han sufrido violencia feminicida a lo largo y ancho del país. El feminicidio, práctica deleznable orientada a generar la muerte violenta de mujeres por razones de género, ha encontrado en las mujeres jóvenes a sus víctimas más recurrentes. En términos cuantitativos, investigaciones han destacado que estructural e históricamente, del total de feminicidios registrados, la mitad corresponde a mujeres jóvenes de entre los 15 a 34 años[3], a las cuales se les somete y arrebata su vida con saña, crueldad y brutalidad.

Por otro lado, el olvido de las estructuras de poder hacia las poblaciones juveniles también se puede observar en los procesos de cancelación de oportunidades educativas que por décadas han enfrentado las y los jóvenes. Para nadie es una sorpresa que los presupuestos destinados a crear y mejorar la infraestructura educativa para nivel medio superior y superior quedaron en el abandono. Lo anterior genero dos procesos preocupantes: por un lado se truncaron trayectorias educativas y por supuesto, de vida, de miles de jóvenes que no pudieron ingresar a una Universidad pública por la falta de “lugares” para recibirlos; por el otro lado, esta situación permitió que se presenciara un boom de ofertas educativas desde instituciones privadas, las cuales, en la mayoría de los casos, ofertan una educación de muy baja calidad, que a final de cuentas se traduce en una preparación ineficiente y poco adecuada para enfrentar las exigencias de las disciplinas para las cuales se “formaron” las y los jóvenes.

Para ilustrar lo anterior algunos datos serán suficientes: en el último ejercicio académico de selección para incorporarse a la UNAM del total de personas candidatas a ingresar a nivel licenciatura sólo lo consiguieron el 9.3%[4]; el caso del IPN fue algo similar ya que del total de personas aspirantes quedaron fuera más del 73% de las mismas; en la UAM la tendencia estadística indica que 8 de cada 10 personas aspirantes son rechazadas.

Vistas estás cifras, la reflexión necesaria es preguntarnos ¿a dónde van las y los jóvenes que no logran ingresar a Universidades Públicas?, quienes tienen suerte se insertan en algunas de las Universidades maquiladoras de títulos, las cuales ofertan carreras que no requieren una fuerte inversión para la institución, pero que además son carreras que viven un problema de saturación evidente[5]; quienes no tienen suerte inician sus trayectorias laborales y algunos otros, seguramente, inician itinerarios en la paralegalidad que, en el corto o mediano plazo, les llevará a ser un número más de las estadísticas oficiales de criminales abatidos.

Un último aspecto que permite observar otra cara de la dejadez gubernamental y de los capitales privados que siempre se muestras “preocupados” por las poblaciones juveniles, es el cada vez más recurrente hecho de desapariciones forzadas que se viven en el país, y que organizaciones no gubernamentales y mecanismos especiales de la ONU han documentado y evidenciado. A modo de ejemplo, datos del secretariado ejecutivo del sistema nacional de seguridad pública evidenciaron que de entre los años 2007 y 2018 las personas reportadas como desaparecidas que oscilaban entre las edades de 15 a 24 años eran una de cada tres.

Las experiencias de desatención a las poblaciones juveniles recuperadas[6], por parte de gobiernos y  capitales privados en los últimos años, nos permiten mostrar cómo se ha institucionalizado de manera estructurar e histórica el proceso de juvenicidio, el cual, siguiendo a Valenzuela, posee un conjunto de elementos constitutivos que precariza la vida de las y los jóvenes y los coloca en condiciones de vulnerabilidad económica y social frente a otras capas poblaciones de la sociedad.

En este marco, y frente a la propuesta desde la ONU para impulsar espacios seguros para las juventudes[7], es fundamental que el próximo gobierno, emanado de unas elecciones paradigmáticas en la vida pública política de México[8], atienda de manera integral a las poblaciones juveniles, integrando en todas las políticas públicas que genere, de manera transversal, la perspectiva de género y juventudes que permitan posicionar las demandas y exigencias juveniles para fortalecer las trayectorias e itinerarios de vida particular y colectiva que por décadas le han sido negadas a las y los jóvenes.

Soc. Víctor Daniel García García

[1] Slogan fundamental de la Coalición Juntos Haremos Historia (MORENA, PT, PES) dirigida a las poblaciones juveniles.

[2] ¿Quiénes son los muertos en el sexenio de Peña? Los jóvenes, la mayoría hombres, menores de 30. http://www.sinembargo.mx/01-08-2018/3450091

[3] Ver documento La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016. SEGOB, INMUJERES, ONU-MUJERES, 2017.

[4] En este porcentaje sólo refiere a las personas aceptadas del concurso de selección.

[5] Para este año 2018, y ante la demanda cada vez más alta de espacios en la Universidad pública, la SEP habilitó el sitio web http://www.unlugarparati.mx/, en donde las personas rechazadas pueden buscar opciones de educación en instituciones privadas “con programas académicos y opciones educativas de calidad”.

[6] Otras experiencias de primera importancia que evidencian la desatención a las poblaciones juveniles son: el olvido a las juventudes rurales; la poca atención a las poblaciones juveniles de la comunidad LGBTTTIQ, entre otras.

[7] En el marco del Día Internacional de la Juventud 2018, la ONU está impulsando la puesta en marcha de espacios seguros para la juventud que propicien su desarrollo físico, emocional, político, cívico y social en condiciones adecuadas y seguras. http://www.un.org/es/events/youthday/

[8] El candidato ganador en estas elecciones, Andrés Manuel López Obrador obtuvo el triunfo con más de 30 millones de votos. En este marco, se estima que del total del voto juvenil, AMLO obtuvo, cuando menos, el respaldo del 45% de la población etaria ubicada entre los 18 y 25 años.

Anuncios

Observación Electoral Juvenil. Proceso electoral 2018

El Colectivo Juventud entre Tules A.C. (COJETAC) es una asociación civil legalmente constituida que trabaja con poblaciones juveniles desde el año 2009. Nuestro trabajo se enfoca en el diseño e implementación de proyectos de participación social con enfoque de género, juventudes y derechos humanos.

Hemos tenido la oportunidad de trabajar con miles de jóvenes en temas como derechos humanos de las mujeres y jóvenes, empoderamiento juvenil, género y nuevas masculinidades, emprendimiento juvenil, mejora del ambiente escolar, desarrollo de habilidades socioemocionales, entre otras temáticas.

En esta ocasión, te escribimos para hacerte una invitación a un proyecto que vamos a impulsar. Cómo bien sabes, este año se llevará a cabo en nuestro hermoso país, la elección para elegir y renovar diferentes cargos públicos, para lo cual, queremos promover una propuesta de observación electoral donde las personas que realicen e implementen este ejercicio sean mujeres y hombres jóvenes.

Buscamos construir, de manera grupal y colectiva, una participación activa de jóvenes en el proceso electoral, que nos permita generar un reporte de observación electoral en donde se plasmen las miradas, impresiones, conclusiones, sugerencias, opiniones e ideas que mujeres y hombres jóvenes hayamos observado en el proceso electoral.

Operativamente estamos pensando que cada persona interesada en participar en este proyecto lo pueda hacer en su localidad, lo más cercano posible a su casa, lo cual no implique gastos de traslados o de otro tipo, sino que en sus actividades diarias y cotidianas pueda ir observando, registrando y compartiendo lo que percibe, escucha, siente, interpreta relacionado al proceso electoral.

No obstante lo anterior, también queremos que las personas jóvenes observadoras electorales estén reconocidas por el Instituto Nacional Electoral y por los sujetos políticos participantes en este proceso. Por tal motivo queremos pedirles hagan su registro como Observador(a) Electoral ante la Junta Distrital Electoral más cercana a su domicilio y nos compartan sus respectivos acuses de registro para seguir construyendo de manera colectiva esta idea.

Aquí te compartimos la página donde encontrarás toda la información necesaria:

https://centralelectoral.ine.mx/2017/09/08/quieres-ser-observador-u-observadora-electoral-en-las-elecciones2018/

Si tienes alguna duda o pregunta comunícate con nosotras para charlar al respecto. cojetac@hotmail.com

Esperamos que sea de tu interés participar con nosotras, por lo pronto te mandamos un saludo, en tanto tenemos noticias tuyas.

Observación Electoral Juvenil 2018 -PDF-

Tultitlán, Estado de México, 20 de marzo del 2018

 

Los desafíos de ser mujer y ser joven en los mercados laborales.

Hoy en día, a pesar de discursos pragmáticos y cortos de miras, dentro del marco de los mercados laborales, ser joven y ser mujer son condiciones que delinean una serie de desafíos mayores a los que enfrentan los hombres jóvenes.

Ser mujer y ser joven son condiciones que complejizan y dificultan los procesos de transición escuela-trabajo y familia-trabajo, esto, principalmente porque estas dos condiciones estructurales que se asocian, están directamente vinculadas con procesos históricos de discriminación y exclusión.

En cuanto a los mercados laborales, estos siguen estando pensados, estructurados y organizados desde una visión patriarcal y adultocéntrica, por lo mismo, las mujeres jóvenes enfrentan procesos de violencias laborales que estructuran e imponen dinámicas de desvalorización y minimización de los aportes que las mujeres jóvenes trabajadoras generan y colocan en mercados de trabajo.

Estos procesos que impactan de manera negativa, principalmente en las trayectorias laborales de las mujeres jóvenes ocasionan, entre otras cosas: -salarios inferiores por el mismo trabajo realizado en comparación con el salario recibido por hombres; -desvalorización de sus aportes en el desarrollo y crecimiento de las organizaciones en donde colaboran; -ausencia de mecanismos a través de los cuales puedan acceder a posiciones de toma de decisión y liderazgo; -limitantes para acceder a los mercados laborales formales, los cuales se fundamentan sobre mandatos culturales tradicionales más que sobre aspectos técnicos y de competencias reales, con las que cuentan las mujeres jóvenes.

Con base en lo anterior, a nadie sorprende que varios indicadores cuantitativos evidencien las brechas que existen entre mujeres y hombres jóvenes:

  • hoy en día las mujeres jóvenes que están en situación de no estudiar y no trabajar representan el 30% del total de mujeres jóvenes;
  • en cuando a las diferencias de remuneración, las mujeres jóvenes ganan 22% menos que los hombres, o en otras palabras, ganan el 77.1% de lo que ganan los hombres por el mismo trabajo;
  • en cuanto al empleo informal, del total de la PEA femenina, el 60% de las mujeres jóvenes están en esta condición, lo cual implica que no tienen acceso a ningún tipo de seguridad social y por supuesto se vuelven factores que impactan en el aumento de la feminización de la pobreza.

Datos podrían seguir enlistándose, por eso la importancia no sólo de trabajar en favor de las mujeres, sino en tener la capacidad de abrir la estreches de miras y poner atención a una de las franjas poblacionales que por su condición etaria, suma procesos de exclusión, discriminación y violencias en términos estructurales e históricos..

Sonia Salazar Pérez

Víctor Daniel García García

Evaluación de políticas públicas juveniles en tres municipios del Estado de México (2013-2015)

En este trabajo expongo los resultados de una evaluación a políticas públicas en materia de juventud llevada a cabo en tres municipios del Estado de México. En la evaluación se trabajaron las dimensiones informativa y argumentativa de la logotipo_cojetacrendición de cuentas gubernamental. Sobre tres unidades de análisis, a través del método comparado, analicé cinco variables claves en torno a las políticas públicas municipales juveniles:

1) presupuesto anual destinado a política públicas de juventud;

2) beneficiarios anuales de las políticas públicas;

3) tipo de política(s);

4) enfoque de la(s) política(s);

5) corresponsabilidad.

Los resultados conseguidos indican que en los municipios bajo estudio no se implementaron políticas públicas juveniles integrales, sino solamente se llevaron a cabo acciones públicas desarticuladas, inconexas, desorganizadas y eventuales.

Documento Completo -PDF-

http://revistaumanizales.cinde.org.co/index.php/Revista-Latinoamericana/article/view/2971

 

Convención Iberoamericana de Derechos de las/los Jóvenes.

El documento establece los derechos que las personas jóvenes tenemos en iberoamérica, es importante comentar la importancia del documento es que es vinculante para los países que lo han ratificado, en este caso, lamentablemente México no ha realizado lo anterior.

Convención Iberoamericana de Derechos de las/los Jóvenes -PDF-

logotipo_cojetac

Estudio sobre perfil de mujeres emprendedoras.

Les compartimos un estudio exploratorio sobre el perfil de la mujer emprendedora urbana en Bolivia.

Para quienes estamos interesadas en el emprendimiento, en los derechos humanos laborales de las mujeres y en el impulso al empleo decente para mujeres jóvenes, este documento es muy interesante, les invitamos a revisarlo.

perfil-de-la-mujer-emprendedora-en-bolivia-completo-pdf

logotipo_cojetac

El gobierno y las empresas mexicanas deben escuchar a las comunidades afectadas y a los defensores de derechos humanos – Grupo de expertos de las Naciones Unidas

CIUDAD DE MEXICO (7 de septiembre de 2016) – Al concluir su visita oficial de diez días al país, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos exhortó a las autoridades mexicanas y al sector empresarial a aprender de los errores del pasado y garantizar la consulta adecuada con las personas y comunidades afectadas por proyectos de desarrollo y operaciones empresariales… NOTA COMPLETA

Declaración Completa del Grupo de Trabajo.

http://hchr.org.mx/images/doc_pub/20160907_EOM_Mexico_FINAL_SPA.pdf

gt-empresas_dh_20160907_eom_mexico_final_spa

infografia

Visita a México del Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos.

Diversas Organizaciones Civiles, grupos, comunidades y académicos  interesados en el tema de la responsabilidad de las empresas y los derechos humanos en México, elaboraron de forma coordinada insumos para la visita que el Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU estará teniendo en nuestro país del 29 de agosto al 7 de septiembre de 2016.

Acá pueden consultar el informe que elaboraron:

México: Empresas y Derechos Humanos -PDF-

Imagen tomada de: http://www.aida-americas.org/es/publication/mexico-empresas-y-derechos-humanos-infografia

infografia

Observatorio ciudadano de la alerta de género implementada en el Estado de México. Acciones dirigidas a las poblaciones juveniles.

Propuesta de investigación que el área de investigación presentó en el 4° Encuentro Nacional de Jóvenes que Investigan Jóvenes, organizado por el Seminario de Investigación en Juventud de la UNAM, los días 24, 25 y 26 de agosto de 2016.

Resumen:

Para el presente encuentro se propone presentar las actividades que se están llevando a cabo dentro del marco del Observatorio Ciudadano de Alerta de Género en el Estado de México, el cual busca ser un espacio de recolección de información cualitativa ylogotipo_cojetac cuantitativa, de debate, análisis y discusión desde la sociedad civil organizada.

A través de una serie de acciones, en el Observatorio se están estudiando las causas y las consecuencias de la violencia social y la falta de equidad e igualdad de género en poblaciones juveniles residentes en municipios en donde está implementada la alerta de género, con la intención de generar información que sirva para proponer recomendaciones de política pública en materia de juventud, que respondan a las demandas de las poblaciones juveniles residentes en los contextos bajo estudio.

Es importante comentar que el Observatorio funciona como un espacio de recopilación, creación y difusión de información, dialogo e intercambio de métodos y prácticas que contribuyen a responder y dar seguimiento a los acuerdos y compromisos asumidos por el Estado mexicano en el tema del respeto a los derechos de las mujeres y de las poblaciones juveniles[1].

Las actividades que se llevan a cabo en el Observatorio están permitiendo fortalecer iniciativas y conectar experiencias de recolección, de generación y de creación de información que se realiza a nivel regional en los municipios donde está implementada la alerta de género.

Lo que se busca generar a través de las acciones contempladas dentro del Observatorio es información cualitativa y cuantitativa para conocer las causas de las desigualdades, inequidades y violencia que se presentan en las poblaciones juveniles, lo cual permitirá generar propuestas de intervención social y de política pública local que serán presentadas a las instancias gubernamentales correspondientes y a la población general.

Se utiliza una metodología cualitativa con enfoque de juventud, poniendo atención en tres aspectos fundamentales al momento de estudiar cualquier fenómeno juvenil: el aspecto de la edad; los procesos de transición; la generación. En cuanto a las técnicas de investigación que se utilizan, destaca la recopilación de información secundaria de carácter cualitativo, la encuesta y la entrevista.

Observatorio ciudadano de la alerta de género implementada en el Estado de México_PDF_

#ENJIJ2016_sij_2016

[1] Recuperando argumentos del Informe Sombra se indica que “México ha firmado casi todos los mecanismos internacionales de protección a los derechos de las mujeres, que forman parte del Sistema de las Naciones Unidas y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, sin embargo, su responsabilidad se limita en muchas ocasiones a la entrega de informes…” (Observatorio Ciudadano de los Derechos de las Mujeres, 2011)

 

Las luchas de las otras poblaciones juveniles.

Como es de conocimiento general, el día 12 de agosto de cada año, por 12agostoresolución de la Asamblea General de Nacionales Unidas, desde el año de 1999 se conmemora el Día Internacional de la Juventud, para este año 2016 el tema será “El camino hacia 2030: erradicar la pobreza y lograr el consumo y la producción sostenibles”.

En este orden de ideas, en este día veremos, escucharemos y leeremos una serie de discursos y declaraciones de diferentes personas del ámbito público, privado, social y académico en torno a la importancia que cobran las poblaciones juveniles para el desarrollo nacional, así como una enumeración de políticas públicas, programas y/o acciones que se están llevando a cabo para atender las demandas, anhelos y necesidades de esta franja etaria poblacional.

Al igual que en años anteriores, los temas sobre los que seguramente se enfocarán los discursos serán educación y empleo, los cuales, sin duda son dos de los itinerarios críticos para las poblaciones logotipo_cojetacjuveniles, esto debido a que el Estado se ha visto incapaz, desde hace más de treinta años, de satisfacerlos plenamente.

No obstante lo anterior, y sin demeritar la importancia que tienen los temas antes mencionados, es necesario poner atención a otros temas que actualmente están enfrentando las poblaciones juveniles y que están lejos, aún muy lejos de ser atendidas por las autoridades de los tres órdenes de gobierno. Esto es importante en función de que las prioridades temáticas que se colocan en la agenda pública de atención gubernamental deben de abrirse y permitir que estas nuevas exigencias y demandas se vayan visualizando y posicionando en la agenda de atención pública.

En este sentido, es importante reflexionar en torno a cuestiones que afectan noCampamento-foto-clausura solo a las actuales poblaciones juveniles, sino a aquellas poblaciones que en cinco, diez, quince años serán los nuevos jóvenes, por lo mismo vale la pena preguntarnos ¿dónde queda la atención gubernamental a las poblaciones juveniles que se encuentran en contextos de peligros estructurales que tradicionalmente han estado olvidadas de la mirada de las instituciones públicas y privadas?, como lo son las poblaciones juveniles que habitan y defienden territorios que están bajo la amenaza de prácticas de despojo y destrucción de sus bienes naturales por empresas de capitales nacionales e internacionales; o aquellas poblaciones juveniles e infantiles que viven en zonas donde su ecosistema ha sido contaminado y por ende ha quedado inservible para cualquier uso, derivado de los desechos tóxicos que empresas vierten en ríos, lagunas o terrenos; o las poblaciones juveniles que necesariamente tienen que enfrentar la violación a sus derechos laborales al aceptar prácticas y dinámicas de explotación laboral en función de que el Estado es incapaz de defenderlos; o las poblaciones juveniles rurales que debido a la incapacidad administrativa de las autoridades en turno pierden todos sus derechos agrarios frente a empresas de capital nacional transnacional.

Si se habla de consumo y producción sostenibles, es necesario cuestionar tanto a las autoridades en turno y a las empresas que explotan los bienes naturales de las comunidades y ejidos en torno a sus responsabilidades respecto al despojo y explotación irracional de los territorios en donde se instalan, ya que con sus actividades no sólo extraen recursos que en teoría deberían de ser de la nación, sino que con estas actividades contaminan, destruyen e inhabilitan los territorios y bienes naturales que tendrían que protegerse y salvaguardarse para satisfacer las necesidades de las generaciones futuras.

En suma, es necesario que comencemos a estudiar, analizar, abordar, apoyar y difundir nuevos temas y luchas que poblaciones juveniles están llevando a cabo, las cuales, lamentablemente no se han logrado colocar en la agenda pública, académica y mediática.

Soc. Víctor Daniel García García